domingo, 10 de enero de 2010

cotidiavolución


una explosión de cotidianidad

dejó sentada la sentencia
al levantar arena del desierto
y oscurecer el corazón de las ciudades

se perdió el asombro
cogimos un miedo invisible
a la alucinación

nos movimos a través de votos
de números y leche en polvo
seguimos adelante tapando agujeros
alimentándonos de vacas flacas

por levantar identidades
nos difuminamos imperceptiblemente
y henos aquí
aserrando cuerpos
ahogándonos en las fuentes
recogiendo nuestras migajas
debajo de las mesas

ya nos estábamos quemando
antes de dominar el fuego

2 comentarios:

Nomade dijo...

Se me vino la imagen de la vida diaria, de todos, mas aún de gente viviendo en una ciudad a la que le falta algo, no sé que... fé?

chamico dijo...

a mi tampoco me convence, pero algo es, el asombro creo...