martes, 8 de abril de 2014

día 15

Estoy fracasando. Partí bien, sí, cumplía con la hora diaria permitida, pero de pronto me desordené y paf, volví al vicio constante. Hace unos 4 días que bajo y bajo por el inicio, esperando alguna entretención, alguna otra excusa para seguir perdiendo tiempo.

Sin embargo, he cumplido con otras cosas: organizarme, hacer reseñas, escribir... aunque sé que puedo perder la motivación en cualquier momento entregándome a la rueda de la inacción feisvukera.

Claro, declaran enfermedad el selfie, pero nada dicen de la red social, total manda el billete. El selfie es una manifestación individual de la cual cada quien se hace cargo, pero el feisvuc es una enfermedad social que corroe nuestra inteligencia, nuestra creatividad, nuestra acción política. Sin la red social y la fotografía digital no existiría el selfie, todos lo encontraríamos ridículo. Es tan absurdo como sacar fotos y mirarlas de inmediato desde la cámara, como mirar los conciertos o los fisgoneos de la calle a través de una pantalla para grabarlos, en lugar de utilizar nuestros ojos humanos. Hay una supuesta intención de registro, de no-olvido, pero con esa actitud mengua nuestra memoria, pues dependemos de la tecnología para asegurarla. 

No soy tan idiota como para proclamar un alejamiento de los computadores y un regreso a la fotografía análoga, ni tampoco para celebrar un regreso a las correrías por los campos, desnudos y transparentes, aunque sin duda esto último sería hermoso. Simplemente seguiré dando la pelea, de momento individualmente, por salir de este flagelo.

Y qué importa olvidar, mientras viva en la experiencia real.

3 comentarios:

Nomade dijo...

animo!.
Pero tengo una duda, la media hora se ocupaba de una o se podía dispersar en el tiempo.

chamico dijo...

jajajaja, créeme que entiendo a qué te refieres! (aunque todo hace sospechar que es otra excusa)

Nomade dijo...

totalmente